Transferencia de paciente con una grúa eléctrica de translado

La primera vez que tenemos que usar en casa una grúa de traslado, es fácil que nos dé algo de miedo no vayamos a hacer algo mal y que dañemos o dejemos caer al usuario. En este artículo vamos a ver  la forma de colocar un arnés y de movilizar al paciente que usa la grúa domiciliaria.

Vamos a empezar a con la colocación del arnés, podemos hacerlo desde dos posiciones, con el usuario sentado o con el usuario acostado y en posición lateral (decúbito lateral).

USUARIO SENTADO

Con el paciente sentado en la silla de ruedas, la cama o cualquier otro sillón, lo primero que tenemos que hacer es, si lo tiene, quitarle el cinturón o cualquier otro sistema de sujeción que le ayude a estar erguido. El cuidador debe colocarse de pie frente al paciente, con los pies separados  por fuera del paciente y las rodillas ligeramente flexionadas. Sujetaremos al paciente pasando los antebrazos por debajo de sus axilas y colocaremos las palmas de las manos sobre la parte superior de su espalda con los dedos separados y totalmente apoyados en la misma.

El arnés lo deslizaremos por la espalda del paciente de arriba abajo, inclinándolo hacia delante. Tendremos que tener en cuenta que las cinchas quedan hacia fuera y que el arnés queda bien alineado a la altura de los hombros. El siguiente paso será pasar la banda del arnés por debajo de una de las piernas, levantándola con cuidado y pasándolo entre las dos piernas y tirando hacia arriba. Es importante que el arnés no se quede arrugado debajo del muslo. Repetimos la operación con la otra pierna.

Sólo nos quedará cruzar las bandas por encima de las piernas y colocarlas en el sitio correcto en la percha de la grúa, que será en los enganches delanteros. Ahora ya podemos elevar de forma segura al paciente.

USUARIO ACOSTADO

Colocaremos el arnés en un lado de la cama y giraremos al paciente hasta colocarlo sobre el arnés, la posición correcta será cuando la parte superior del orificio para el inodoro del arnés, quede a la altura de la base de la espina dorsal. Haremos girar de nuevo al usuario hacia el lado contrario, quedando totalmente boca arriba encima del arnés, el cual estiraremos hasta que quede sin arrugas. Entrecruzaremos las bandas entre las piernas, para colgarlas en la parte delantera de la percha de la grúa, la banda derecha en el gancho izquierdo y viceversa.

Seguiremos  con las bandas de la parte de los hombros tal y como se hace como hemos visto con el paciente en posición sentado.  De esta forma el usuario podrá ser elevado de forma segura y cómoda.

Una vez que el arnés está colocado de forma correcta, vamos a pasar a ver cómo realizar las movilizaciones.

MOVILIZACIÓN DE LA CAMA A UNA SILLA, SILLÓN O SILLA DE RUEDAS.

Para trasladar al paciente de la cama a cualquier asiento, lo primero es colocar la grúa en la posición correcta, que es con las patas debajo de la cama.  Bajaremos el brazo de la grúa a la altura que necesitemos para colocar los extremos de las bandas del arnés en los ganchos de la percha, quedando el paciente paralelo al asiento. Ya podemos elevar al paciente, teniendo cuidado de no golpearle con el mástil de la grúa. Una vez elevado, ya podemos mover la grúa hasta colocar al usuario sobre el sillón, dejándolo perfectamente alineado sobre el mismo para que quede sentado de forma correcta. Empezamos a bajarlo hasta que se encuentre sentado.

Descolgamos el arnés de la grúa y ya sólo nos quedará retirar el arnés. Balanceamos ligeramente al usuario hacia delante para que podamos tirar del arnés hacia arriba hasta que lo quitemos completamente. Si decidimos dejar el arnés puesto mientras que el usuario está sentado, porque vaya a estar muy poco tiempo o porque  por la patología del paciente sea muy incómodo para él quitarlo, tendremos que tener mucho cuidado en que no se quede arrugado y provoque molestias.

MOVILIZACIÓN DE LA SILLA, SILLÓN O SILLA DE RUEDAS A LA CAMA.

Para la transferencia del asiento a la cama, una vez que el arnés esté bien colocado, acercaremos la grúa y la colocaremos en un lugar donde podamos enganchar el arnés y elevar al usuario sin que tropiece o golpee con la grúa. Elevamos al paciente y lo trasladamos a la cama, colocando las patas de la grúa debajo de la misma. Bajamos al usuario y lo colocamos en posición lateral para quitarle el arnés de la misma forma en que se lo pusimos.

Esperamos que este artículo os haya servido para daros confianza a la hora de utilizar una grúa las primeras veces, de todas formas, sabéis que estamos a vuestra disposición si necesitáis que os ayudemos o aconsejemos sobre éste tema o cualquier otro relacionado con vuestra grúa.


Blog Gúas Domiciliarias